El moderador elegido por la Comisión de Debates Presidenciales de Estados Unidos, la institución no partidaria que organiza estos eventos, para el primer debate fue presentador del noticiero nocturno de la cadena televisiva NBC, el periodista Lester Holt.

Holt, de 57 años, se desempeñó como moderador de un debate presidencial por primera vez aunque ya ha tenido que hacerlo para un foro del Partido Demócrata en enero. Asimismo, ha entrevistado a los dos candidatos tres veces a cada uno en lo que va de la campaña.

La elección del moderador provocó la primera polémica cuando, en una entrevista con la cadena de noticias conservadora Fox, Trump describió a Holt como "un demócrata" y denunció que "el sistema está arreglado". "Son todos demócratas. Es un sistema muy injusto", lanzó el magnate inmobiliario devenido en candidato presidencial, pese a la sorpresa y las reservas de aliados y rivales.

Rápidamente la revista Time desmintió al líder opositor y publicó que, según los documentos oficiales del estado de Nueva York, Holt está registrado como votante republicano desde 2003.

El moderador tuvo bastantes problemas para controlar a ambos candidatos, lo que ha originado muchas críticas respecto a su papel.

Las mayores críticas han llegado del bando republicano, que han acusado al veterano presentador de NBC News de ser injusto con su candidato, con el que fue más duro, aunque el propio Trump elogió al final del debate a Holt: “Creo que fue genial”, dijo el magnate.

“Está claro que Lester Holt oyó altos y claros los clamores de sus colegas de los medios progresistas de que fuera duro con Trump y suave con Hillary“, tuiteó Brent Bozell, presidente del organismo conservador de supervisión de medios Media Research Center.

Por otro lado los demócratas denuncian que Clinton fue interrumpida varias veces por Trump y el moderador no hizo nada por evitarlo, aunque las críticas desde este bando han sido menores.

PUB/IAM