El gobernante Partido Popular (centroderecha) se impondrá sin mayoría absoluta en las elecciones legislativas españolas del próximo día 20 y el próximo Ejecutivo tendrá que salir de pactos entre los grupos políticos más votados.

Varios medios españoles difunden hoy encuestas que vaticinan la victoria del PP, aunque por debajo del treinta por ciento, seguido de los socialistas (Psoe) y luego Ciudadanos (liberales) y Podemos (izquierda) con escasa distancia entre ellos.

Estos son los últimos sondeos que se publican, dado que la legislación española impide hacerlo a partir de la próxima medianoche, aunque los datos que ofrecen hay que tomarlos con precaución, puesto que quedan cinco días de campaña y existe un alto número de indecisos.

Según el estudio que publica El País, el PP se sitúa en primer lugar con un 25,3 por ciento de votos que le otorgarían entre 105 y 112 escaños, mientras que el Psoe obtendría un 21 por ciento de votos que le reportarían entre 85 y 94 escaños.

La mayoría absoluta en el Congreso está fijada en 176 escaños, ya que hay 350 diputados.

Podemos con el 19,1 por ciento (entre 55 y 64 escaños) y Ciudadanos con un 18,2 % (53-67) serían las siguientes formaciones en intención de voto.

Otro sondeo, difundido por El Mundo, da ganador al PP con el 27,2 por ciento (114-119 diputados), por delante del Psoe (20,3 % y 76-81 escaños).

Le siguen Ciudadanos (19,6 % y 62-69) y Podemos (18,4 % 56-60).

En España no hay antecedentes ni perspectivas de una "gran coalición" de gobierno entre populares y socialistas, por lo que los previsibles y eventuales pactos tendrán a uno de ambos con otras formaciones.

Un hecho importante es que estas encuestas se han llevado a cabo cuando ya había empezado la campaña electoral (lo hizo el pasado día 4 de diciembre) y que algunas incluyen la opinión de los ciudadanos tras el debate entre los cuatro principales partidos que tuvo lugar el pasado día 7.

Ese día debatieron los candidatos Pedro Sánchez (Psoe), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos) y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ya que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, adujo problemas de agenda para no acudir.

Sí lo hará hoy con Pedro Sánchez, en un cara a cara que ha sido criticado por los excluidos, que entienden que ambos pretenden perpetuar así el bipartidismo que ha imperado en la política española desde la recuperación de la democracia, en 1977.

El debate entre Rajoy y el candidato socialista terminará cerca de la medianoche española (hacia las 23,00 gmt) y tras él quedarán cuatro jornadas de campaña.

El Psoe espera que Sánchez se confirme como la alternativa al PP y el "número dos" socialista, César Luena, ha anticipado horas antes la estrategia de su candidato: "se va a ver lo que el PP ha sido este tiempo. El PP ha sido mentiras, desigualdad y corrupción, básicamente".

Por su parte, Sáenz de Santamaría ha apuntado que el mensaje de Rajoy pasa por subrayar que el PP es "el partido que saca a España de las crisis en las que nos coloca el Partido Socialista cuando nos gobierna".

Los demás verán el debate por televisión e intentarán en estos últimos días de campaña captar a los muchos indecisos, un dato que revelan las encuestas, que también auguran una gran participación el día 20.

 

PUB/IAM