Al menos 300 personas, entre ellas mujeres y niños pertenecientes a las familias de los combatientes y líderes del grupo terrorista Estado Islámico (EI, o Isis), huyeron hoy de la localidad de Menbech, en el noreste de Alepo, hacia la ciudad Al Raqa, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Según la ONG, las familias son de nacionalidades árabes y extranjeras, y el EI les ha ofrecido alojamiento en la ciudad Al Raqqa, principal bastión del grupo yihadista.

El Observatorio añadió que la huida de las familias se produjo después de que las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) cortaran la carretera entre Menbech y Al Raqqa, y tomaran el control de la presa de Tishrin en el río Éufrates, a su paso por la provincia de Alepo.

El EI se encuentra actualmente rodeado en las localidades de Menbech, Yarablus, Al Bab y Tadef, después de que las fuerzas del régimen sirio también tomaran el control de la carretera que las une, mientras que los rebeldes de las FSD se sitúan en otro frente y facciones islamistas en un tercero.

Las FSD nacieron en octubre pasado en el noreste del país, engloban a grupos kurdos, árabes y asirios (una minoría étnica de credo cristiano), y cuentan con el apoyo logístico y militar de EEUU.

En noviembre pasado, cientos de miembros del grupo terrorista EI, principalmente dirigentes acompañados de sus familias, huyeron a la ciudad iraquí de Mosul desde Al Raqa, tras la intensificación de los bombardeos franceses y rusos sobre esta última.

El EI conquistó Mosul, que sigue siendo su principal bastión iraquí, en junio de 2014 y a fines de ese mes proclamó un califato en las vastas zonas bajo su control en ese país y la vecina Siria.

PUB/FHA