En un avance crucial  los negociadores de las Farc en La Habana aceptaron la posibilidad de refrendar los acuerdos mediante el plebiscito propuesto por el Gobierno, a cambio de que el acuerdo sea considerado como Acuerdo Especial Humanitario y haga parte del bloque de normas protegidas como parte de la Constitución.

El Gobierno se comprometió antes del próximo miércoles incluir en el Acto Legislativo para la Paz que tramita ante el Congreso un artículo para elevar al acuerdo de paz a artículo transitorio en la Constitución de 1991, lo cual permite una protección especial para lo que se acuerde en La Habana.

Así mismo, este Acuerdo Especial Humanitario será radicado cumpliendo con los requisitos de las Convenciones de Ginebra ante el Consejo Federal Suizo en Berna, así como ante la Secretaría General de la ONU, para que el Secretario General emita una resolución que se vincule al texto final del acuerdo.

Con esta fórmula, las Farc se comprometen a descartar la posibilidad de ratificar los acuerdos de La Habana mediante una asamblea constituyente, que se había convertido en uno de los mayores frenos para el avance de los diálogos. Este giro de 180 grados indica un avance crucial en la postura de la guerrilla, con el fin de la ratificación de los diálogos de paz.

Esta fórmula hace que las Farc y el Gobierno Nacional lleguen a un importante avance en el punto 6, de implementación, verificación y refrendación de los acuerdos de paz de La Habana, con lo cual se acerca cada vez más la paz para los colombianos (ver recuadro).

De la Calle: "los ciudadanos tendrán la última palabra"

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, aseguró que el carácter de acuerdo especial humanitario le dará la seguridad necesaria a las víctimas, las Farc, el Gobierno, los responsables de delito y a todos los colombianos.

"Esta decisión tiene enormes implicaciones. Por un lado, el Gobierno garantiza que cumple con la palabra empeñada. Y cumple, utilizando el más alto nivel jurídico, esto es, dándole al Acuerdo Final la relevancia extraordinaria que implica la terminación de la guerra, la apertura de una etapa de consolidación de la paz", dijo desde La Habana.

De la Calle destacó que el Acto Legislativo tenga una protección puntual para las víctimas, al incorporar íntegramente el punto 5 del acuerdo entre el texto del artículo transitorio de la Constitución que deberá ser aprobado.

Así mismo, el jefe de los diálogos enfatizó que, con este compromiso, el gobierno sigue manteniendo el compromiso de someter la ratificación de los acuerdos de paz a elección popular.

"El Gobierno mantiene su promesa de que los ciudadanos tendrán la última palabra. (...) Lo reafirmamos, habrá un mecanismo que garantice que los colombianos tomen sus decisiones en conciencia sobre lo pactado. Esa decisión será la que desencadenará los desarrollos jurídicos antes mencionados", declaró.

Finalmente, de la Calle agradeció al Congreso por el trámite de la paz, y dijo que se sigue trabajando "intensamente" en las fórmulas para llegar al fin definitivo del conflicto, la dejación de armas, la ubicación y desarrollo de las zonas de ubicación transitoria, y las garantías para los desmovilizados.

 

PUB/IAM