Además de las celebraciones de fin de año, en China tendrán un nuevo motivo para festejar durante los últimos días del 2015: la inauguración del puente más alto del mundo.

El Beipanjiang se encuentra en medio de las montañas de la provincia de Guizhou y tendrá una altura de 565 metros, en donde se verá como una pequeña hilacha un río que cruza el lugar.

La estructura pretende unir a diversos pueblos que se encuentran entre los cerros, considerando que el recorrido normal en la zona es de cinco horas como mínimo. Ahora, el trayecto se reducirá a 120 minutos.

Mediante un comunicado, el Departamento de Transporte del estado donde está ubicada la obra indicó que el puente superó en altura al Si Du River, en Hubei, también en territorio chino.

PUB/CM