El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio su último discurso sobre el Estado de la Unión. En este hizo énfasis en hacer cambios en la política estadounidense, en ponerle fin al embargo en Cuba e insistió en que seguiría tratando de cerrar la cárcel en la base de Guantánamo.

Asimismo, hizo varias preguntas: cómo dar oportunidades y seguridad en las nuevas condiciones económicas actuales, cómo hacer que la tecnología actúe a favor de la gente (sobre todo para enfrentar el cambio climático) y cómo conciliar la política exterior estadounidense de una forma distinta. También anunció una iniciativa para que EE.UU. siga impulsando la cura del cáncer. Esta, liderada por el vicepresidente Joe Biden.

Consideró que reconstruir a los países que entran en crisis es un camino para "terminar en un atolladero". "Es la lección que recibimos en Vietnam e Irak, ya deberíamos haberla aprendido", añadió.

En cuanto a los terroristas del Estado Islámico, solo los tildó de "asesinos fanáticos que deben ser aniquilados". "El Estado Islámico no amenaza la existencia de EE.UU. Es la historia que ellos quieren contar, el tipo de propaganda que usan para reclutar", enfatizó.

Al hablar de Cuba, reconoció varios errores: "Su aislamiento no logró promover la democracia y nos hizo retroceder en América Latina (...)"¿Quieren consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Reconozcan que la guerra fría ha terminado. Levanten el embargo", solicitó Obama a los diputados estadounidenses.

Sin embargo, al hablar de sus logros también fue certero: "Quien diga que no estamos comprometidos con la seguridad nacional, debería preguntárselo a Osama Bin Laden", exlíder talibán causante del atentado del 9/11 y dado de baja por los marines en 2010. "Si este Congreso es serio, debe autorizar el uso de la fuerza contar ISIS".

Obama también puso como ejemplo de liderazgo el "ayudar a Colombia a terminar su guerra". También, en tono conciliador, instó a superar las diferencias:"Cuando un político insulta a los musulmanes o es atacada una mezquita, eso nos disminuye ante los ojos del mundo", dijo.

Si se habla de economía, afirmó que esto no se le puede cargar a los inmigrantes, a los que reconoció como base de Estados Unidos. "Ellos no son la razón por la que los salarios no han subido lo suficiente, sino por las decisiones corporativas. La irresponsabilidad de Wall Street causó la crisis financiera de 2008".