El denso flujo de participantes, ligeramente vestidos bajo un agobiante calor, desfiló hacia el sur de la capital para participar en una 'rave' frente las aguas del mar Mediterráneo.

En la muchedumbre, los turistas exhibían grandes banderas de sus países de origen, para significar su presencia en esta ciudad, considerada como uno de los raros oasis de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros) en Oriente Medio.

Todo el centro de la ciudad y el paseo marítimo fueron cerrados al tráfico.

Desde su primera edición en 1998, la Gay Pride de Tel-Aviv es una cita importante para la comunidad homosexual y lesbiana mundial.

Israel es considerado como un país pionero en la promoción y el respeto de los derechos homosexuales, en especial en materia de adopción para las parejas del mismo sexo o en la lucha contra las discriminaciones.

Sin embargo, en agosto de 2015, Shira Banki, una adolescente de 16 años, fue mortalmente apuñalada por un fanático ultraortodoxo judío en la Gay Pride en Jerusalén. El agresor, Yishai Shlissel, hirió a varias personas antes de ser reducido. La agresión causó una enorme conmoción en el país.

 

PUB/IAM