La primera ministra británica, Theresa May, anunció más nombramientos de su gabinete este jueves 14 de julio, en una reforma del gobierno que incluye figuras destacadas de la corriente euroescéptica en cargos internacionales clave.

El más conocido es el nuevo secretario de Exteriores, Boris Johnson, una decisión sorpresiva como nuevo jefe de la diplomacia británica. El ex alcalde de Londres fue uno de los líderes de la campaña a favor de abandonar la Unión Europea y es conocido a nivel internacional, pero más por su informal excentricidad y sus características declaraciones poco diplomáticas que por su comportamiento de estatista.

El diario The Independent publica un mapa interactivo en el que se indican los países a los que Boris ha ofendido marcados en rojo, y las declaraciones que ha hecho de cada uno de ellos.

Ante sus antecedentes, muchos se echaron las manos a la cabeza con el nombramiento, lo que se denota en la portada del diario The Daily Mirror: "Querido mundo... perdón", reza la portada del diario con una foto de Boris Johnson.  El diario The Telegraph dedica una nota sobre las reacciones de los líderes europeos ante este nombramiento, entre los que destaca: "Desearía que esto fuera un error". Y es que, la lista de declaraciones polémicas que hizo durante sus días de alcalde de Londres o como miembro del Parlamento es larga. Aquí dejamos algunos de ellos:

Barack Obama. Johnson lo llamó "incoherente" e "hipócrita" y se refirió a sus orígenes keniatas y a su supuesto odio "ancestral" por el "imperio británico". Fue en un artículo en abril en The Sun, en el que criticaba el apoyo de Obama al bremain.

Unión Europea. En una entrevista en The Telegraph en mayo, durante la campaña del referéndum del brexit, el ex alcalde de Londres dijo que la UE quería un "súper Estado, igual que Hitler". El gobierno alemán no tardó en responder.

Hillary Clinton. La llamó "enfermera sádica" en 2007 y le pidió perdón en persona el año pasado.

Turquía. The Spectator convocó un concurso de poesía dedicado a Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía, y Boris Johnson lo ganó con un poema humorístico que hablaba sobre tener sexo con una cabra. El proceso a un comediante alemán en Turquía desencadenó la sátira.

Donald Trump. En septiembre de 2015, después de que el candidato republicano a la Casa Blanca abogara por "prohibir la entrada" de los musulmanes en EE UU, Johnson dijo que era un "ignorante" y que sus palabras lo convertían en persona "no apta" para convertirse en presidente.

Vladimir Putin. Lo tildó de "tirano" y "manipulador" en un artículo en 2015, aunque también dijo que se parecía "a Dobby", el elfo doméstico de la familia Malfoy en la saga de Harry Potter.

España. "Las autoridades españolas han decidido, no por un buen motivo, revivir los controles fronterizos y el acoso general de la época de Franco". Así se pronunció en 2013 sobre las tensiones del momento entre España y Reino Unido por Gibraltar.

Papa. En 2015, cuando era alcalde de Londres, dejó plantado al papa Francisco al argumentar que estaba "muy ocupado" para acudir a una reunión con 50 regidores de todo el mundo y otros dirigentes para tratar en Roma el desafío del cambio climático.

George Clooney. A Clooney también lo comparó con Hitler después de que el actor hablara durante la promoción de The Monuments Men sobre los Mármoles de Elgin, procedentes del Partenón de Atenas y que están en Reino Unido.

PUB/IAM