El Festival de los Nueve Emperadores Dioses comenzó el 30 de septiembre y se extenderá hasta el 10 de octubre. Una milenaria celebración principalmente taoísta, cuyo origen es chino, pero que en la actualidad se centra en Phuket, Tailandia.

Esta festividad ha ganado reconocimiento mundial gracias a su colorido, alcance y, sobre todo, a las extremas prácticas que se realizan durante los días que dura la ceremonia.

Personas atravesadas con espadas, rifles y hasta bicicletas, otras con cientos de colgantes enganchados a sus cuerpos se pasean por las calles de la localidad tailandesa.  

Se supone que los devotos que realizan estas mutilaciones son medium y mantienen contacto con los dioses. Después de iniciar un trance, se supone que quedan capacitados para realizan llamativos castigos físico y luego sanar sin problemas.

Todas estas mutilaciones son ofrendas a los dioses y, a través de ellas, los devotos buscan “purificarse” o simplemente el sacrificio por el resto de las personas.

El festival apunta a la total purificación del cuerpo y el alma, de ahí que aparte de los castigos físicos, se debe mantener una dieta vegetariana, vestir de blanco, no tener sexo ni beber bebidas alcohólicas durante los 10 días que dura el evento.

 

PUB/AOS