Con la participación de varios líderes políticos europeos, además de sobrevivientes del Holocausto, este domingo se inauguró un nuevo centro para visitantes en el antiguo campo de concentración de Mauthausen, que queda en el actual territorio de Austria.

La inauguración de las exhibiciones permanentes, subvencionadas por el estado austriaco, se realizó el mismo día en que se conmemoró el aniversario número 68 de la liberación del campo por parte de Estados Unidos.

Se estima que unas 90.000 personas murieron después de ser retenidas en Mauthausen, entre 1938 y 1945.

A la ceremonia asistieron el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski; su homólogo de Hungría, Janos Ader; y el primer ministro de Serbia, Ivica Dacic, entre otros.