Leopoldo López, el principal opositor al gobierno de Nicolás Maduro que fue detenido hace 23 meses por acusaciones por instigación a la violencia en lugares públicos, fue trasladado a un hospital militar del oeste de Caracas debido a una infección en la vista y una tos constante, según ha explicado su abogado Juan Carlos Gutiérrez.

Distintas agencias informan el hecho, mientras algunos periodistas venezolanos opositores, como Nelson Bocaranda, sospechan del traslado, producido un día después de que la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral de Venezuela, aprobara una amnistía para los más de 80 detenidos políticos que mantiene el gobierno venezolano.

Noticia en desarrollo.