El jefe del Hamás Jaled Meshal siguió firme en las peticiones de su movimiento para llegar a una tregua durable en el conflicto con Israel en la franja de Gaza, en especial sobre el tema del levantamiento del bloqueo al enclave.

Cualquier tregua duradera debe desembocar en el levantamiento del bloqueo a Gaza, declaró Meshal. "La tregua es uno de los medios o de las tácticas destinadas a hacer que las negociaciones den resultado, o facilitar el envío de ayuda humanitaria", afirmó.

Añadió que "el objetivo que buscamos, indispensable para nosotros, es que las peticiones palestinas sean satisfechas y que la franja de Gaza viva sin bloqueo".

"Insistimos en este objetivo y en caso de dudas de Israel y de la continuación de la agresión, Hamás y las otras facciones palestinas están dispuestos a resistir en el terreno y en el plano político (...) y a enfrentar todas las eventualidades", agregó.

Meshal, dirigente del Hamás en exilio, con sede en Catar, hizo estas declaraciones cuando los palestinos anunciaban una tregua de 72 horas en la franja de Gaza. Israel indicó poco después que aceptó la tregua propuesta por los negociadores egipcios.

"No es una petición fantasiosa pues es un derecho del pueblo palestino vivir sin bloqueo, un bloqueo que lo hambrea y le impide salir de Gaza. La franja de Gaza debe ser abierta para permitir a dos millones de de palestinos viajar, ir a otros lados a atenderse médicamente o estudiar en el extranjero como todos los pueblos del mundo", dijo.

Además del levantamiento del bloqueo, pide especialmente la reapertura del aropuerto y el inicio de los trabajos de un puerto que Israel no quiere por temor de que el movimiento islamista transporte por ahí armas sofisticadas hacia el enclave palestino.

Respecto a las pérdidas humanas sufridas por los palestinos -más de 2.000 muertos, en su mayoría civiles y en especial niños- Meshal consideró que "ningún pueblo se liberó de la ocupación sin pagar el precio".

"Millón y medio de argelinos y 3,5 millones de vietnamitas perdieron la vida durante sus guerras coloniales", indicó. Para Meshal, la otra consecuencia de la guerra es que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu "sufrió una derrota en el plano militar".

"Las manifestaciones a través del mundo y la furia contra los crímenes de Israel obligaron a Netanyahu a retirar su ejército de la franja de Gaza", concluyó el líder del Movimiento de Resistencia Islámico.