El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, se felicitó por el ensayo "exitoso" de un misil submarino, indicaron medios oficiales este domingo, y sostuvo que el país tiene capacidad para golpear cuando quiera a Corea del Sur y a Estados Unidos.

El ministerio surcoreano de Defensa dijo el sábado que el lanzamiento fue aparentemente un fracaso, ya que el misil, disparado desde un submarino en el mar de Japón, voló apenas 30 kilómetros.

Por su lado, Estados Unidos señaló que el test supone una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, e instó al régimen comunista a "abstenerse de llevar a cabo acciones que podrían desestabilizar más la región".

Sin embargo, la agencia estatal norcoreana Kcna insistió en que el ensayo, supervisado personalmente por Kim, confirmó "la fiabilidad del sistema coreano de disparo submarino".

Según el joven líder norcoreano, citado por la agencia, Pyongyang "es ahora capaz de golpear cuando quiera a los jefes de las fuerzas títeres de Corea del Sur y a los imperialistas de Estados Unidos".

"Este éxito revelador supone un nuevo regalo que los científicos y técnicos de la Defensa le hacen a los grandes líderes y al partido", añadió.

Corea del Norte intenta desde hace tiempo desarrollar su tecnología de misiles balísticos submarinos para poder aumentar el alcance de su programa nuclear, que le permitiría desplegarse más allá de la península coreana.

El régimen de Pyongyang ha realizado varias pruebas de misiles balísticos submarinos que ha calificado de exitosas, unas afirmaciones que sin embargo han sido cuestionadas por expertos, que sugieren que el país todavía no ha superado la etapa de exámenes preliminares basados en plataformas sumergidas.

 

PUB/IAM