- Tres explosiones en dos ataques. A las 8 de la mañana hora loca, 4 de la madrugada hora chilena, se produjeron las primeras dos detonaciones en la zona de salida del aeropuerto de Bruselas-Zaventem. Hasta el momento, al menos 14 personas han fallecido y más de 90 resultaron heridas. A las 09:30 hora local, se produjo otra detonación en la estación de metro Maalbeck, ubicada en el llamado barrio europeo que alberga a la sede de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo. Al menos 20 personas murieron y otro centenar resultó herido. Según información del gobierno belga, la policía antiminas desactivó una tercera bomba en la estación de metro.

- Isis se adjudicó los ataques. A través de sus medios de comunicación, el llamado Estado Islámico de Siria se adjudicó los ataques “a un país que es parte de la coalición contra Isis”. “Los combatientes del Isis abrieron fuego dentro del Aeropuerto Zaventem, antes de que hicieran detonar sus cinturones explosivos, mientras que un mártir hizo detonar su cinturón en la estación de Maalbeek”, dice el comunicado. El ataque se produjo tres días después de que la policía belga capturara a Salah Abdeslam, yihadista prófugo desde los ataques de París del pasado 13 de noviembre.

- Estado de emergencia. Mientras el gobierno belga ha elevado el nivel de alerta en todo el país al máximo grado, los países fronterizos han cerrado sus pasos limítrofes y han establecido controles migratorios.

- Medios de transporte internacionales, cerrados. Mientras el aeropuerto de Zaventem estará inspirativo al menos hasta mañana, los servicios de trenes Eurostar y Thalys, que conectan Bruselas con ciudades como París, Londres, Ámsterdam y Colonia, han sido suspendidos. La estación de trenes Gare du Nord está cerrada. El metro de Bruselas ha reanudado sus operaciones de las líneas 2 y 6.

- Víctimas latinoamericanas. Se confirmó el fallecimiento de una ciudadana peruana. Además, dos colombianos resultaron heridos. Hasta ahora, no hay chilenos implicados.

PUB/FHA