Los aviones del régimen sirio y de su aliado ruso bombardearon en la madrugada de este miércoles el sector rebelde de Alepo y la provincia de Idleb, al día siguiente de que Moscú anunciara una nueva ofensiva militar en Siria, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"Los aviones militares rusos atacaron toda la noche y hasta la mañana varias regiones de Idleb", una provincia del noroeste de Siria controlada por una alianza de rebeldes y yihadistas, indicó a la AFP Rami Abdel Rahmane, director del OSDH.

"Al mismo tiempo, la aviación del régimen bombardeó los barrios del este de Alepo", la segunda ciudad de Siria, dividida entre sectores gubernamentales y rebeldes, agregó.

Tras una pausa de un mes, el régimen de Bashar al Asad retomó el martes su campaña contra el sector rebelde de la excapital económica siria, el mismo día en que Moscú anunció una nueva ofensiva, oficialmente contra los yihadistas de Idleb y de Homs (centro).

Los bombardeos rusos fueron llevados a cabo desde el portaviones 'Almirante Kuznetsov', que llegó la semana pasada frente a las costas sirias para reforzar el dispositivo militar ruso en este país en guerra desde 2011.

Moscú apoya a las fuerzas del régimen sirio, mientras Washington aporta su ayuda a la rebelión llamada moderada.

Alepo, donde 250.000 personas viven asediadas en los barrios del este desde hace casi cuatro meses, es una ciudad clave tanto para el régimen de Bashar al Asad como para sus opositores, que se enfrentan en esta guerra que ha dejado más de 300.000 muertos.

 

PUB/IAM