En las últimas semanas, el líder norcoreano Kim Jong-un había dado a entender que estaba desarrollando una bomba de hidrógeno o termonuclear, unas afirmaciones que los expertos ya recibieron con incredulidad.

Según Crispin Rovere, un especialista de política nuclear y control de armamentos basado en Australia, el sismo de una magnitud de 5,1 detectado en las instalaciones norcoreanas de Punggye-ri es demasiado pequeño para una bomba como la que anunció Pyongyang.

"Los datos sísmicos que hemos recibido indican que la explosión está probablemente por debajo de lo que se podría esperar del test de una bomba H", dijo Rovere a la AFP.

"Parece como si hubieran llevado a cabo con éxito la prueba nuclear pero no hubieran completado la segunda fase, la de la explosión de hidrógeno", añadió.

El anuncio del ensayo de la bomba de hidrógeno llega dos días antes del cumpleaños de Kim Jong-un. Los analistas creen que el líder norcoreano quería obtener un gran logro antes del congreso del partido, el primero de este tipo en 35 años, previsto en el mes de mayo.

"No creo que fuera un test de bomba de hidrógeno. La explosión tendría que haber sido mayor si hubiese sido el caso", reaccionó Choi Kang, vicepresidente del Instituto Asan de Estudios Políticos de Seúl.

Las bombas termonucleares usan la fusión de dos núcleos atómicos para generar una reacción en cadena y provocar una explosión mucho más potente que la obtenida por fisión.

- Riesgo de radiación -

Corea del Norte asegura, sin que se haya podido comprobar, que dispone de capacidad para atacar Estados Unidos, algo que los expertos creen muy improbable.

Sin embargo, el Instituto de Seguridad Internacional y Ciencia de Washington advirtió en septiembre que Corea del Norte está construyendo nuevas instalaciones en el complejo nuclear de Yongbyon.

Las imágenes por satélite sugieren que se trataría de instalaciones para separar isótopos capaces de producir tritio, un componente clave para fabricar bombas termonucleares.

"Si de verdad fuera una bomba H, los niveles en la escala de Richter [del sismo] tendrían que haber sido cien veces más potentes, hasta llegar a siete o más", dijo Bruce Bennett, un experto en defensa de Rand Corporation.

El experto advierte sin embargo del peligro de que estas explosiones cada vez más potentes desencadenen nuevos terremotos o radiaciones, algo que preocupa mucho a las regiones chinas fronterizas con las instalaciones norcoreanas.

"Ahora [Kim Jong-un] ha realizado esta prueba que mucha gente y muchos expertos del mundo dirán que no funcionó. ¿Se verá forzado antes de mayo [cuando se celebre el congreso] a hacer otra prueba para demostrar que puede funcionar?", se pregunta Bennett.

Las primeras dos pruebas nucleares de Corea del Norte, en 2006 y 2009, se realizaron con artefactos de plutonio y se cree que la tercera, en 2013, se usó uranio como material de fisión.

Según Seong Chai-Ki, un investigador del Instituto Coreano para Análisis de Defensa, la prueba anunciada este miércoles es probablemente un test de bomba de fisión, la fase previa a la detonación de una de hidrógeno.

"Ha habido especulaciones de que Corea del Norte probaría primero una bomba de fisión antes de llevar a cabo directamente un test de bomba de hidrógeno", dijo Seong a la AFP.

PUB/IAM