Elecciones presidenciales: una oportunidad para definir el destino en Estados Unidos. Y para burlarse de todo en Internet.