Este 31 de agosto, entre los nuevos personajes del cómic, Justin  Trudeau aparece en la esquina de un ring en la portada de la entrega número cinco de Civil War II: Choosing Sides de Marvel, donde se abordan conflictos éticos internos, al interior del mundo de los superhéroes. 

Trudeau aparece caricaturizado como el boxeador que fue en sus años más jóvenes. Este político canadiense dejará su ­traje y corbata  para  aparecer con pantalón corto, guantes, camiseta con la hoja de arce(símbolo de Canadá) impresa en el pecho y un tatuaje de un cuervo amerindio en el hombro.

Justin Trudeau es parte de una larga lista de políticos que a lo largo de la historia del cómic han aparecido en historietas de superhéroes.

Donald Trump también tuvo una reciente incorporación a las viñetas de Marvel,  en este caso como villano. El pasado 29 de junio se publicó el volumen "Spider-Gwen Annual", cómic perteneciente a la serie creada por el guionista Jason Latour y que, en esta ocasión, presentaba a un malvado llamado Modaak que tenía un evidente y más que sospechoso parecido físico con el virtual candidato republicano a la Casa Blanca.

El nombre de este personaje es un acrónimo que, por sus siglas en inglés, significa "organismo mental diseñado como el Rey de Estados Unidos". "Si América no actúa, Modaak tendrá que hacerlo", decía el villano en una de las imágenes que se conocieron de este cómic.
Pero Trump no es la primera figura de las elecciones estadounidenses que dio el salto a las viñetas, ya que los demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton también aparecieron con anterioridad en diferentes cómics.

Con un tono muy diferente a la crítica que se empleó contra Trump, la casa Bluewater Productions, ahora conocida como StormFront Publishing, editó dos volúmenes dedicados a la virtual aspirante demócrata a la Presidencia de EEUU titulados "Hillary Clinton: The Road to the White House" (2015) y "Hillary Clinton: Female Force" (2009). La misma editora también fue la responsable de "Bernie Sanders: Political Power" (2015), dedicado a narrar la trayectoria del senador por Vermont.


El atractivo cruce entre realidad y ficción, tan habitual y explotado por el cómic estadounidense, tampoco desaprovechó la oportunidad de fichar al actual presidente de EEUU, Barack Obama, como un personaje más para varias historias. Quizá el mejor ejemplo fue "Spidey Meets the President!" (2009), una edición especial de Spider-Man en la que compartía protagonismo con Obama, quien en diferentes ocasiones ha comentado que, desde que era niño, colecciona cómics del popular superhéroe arácnido.


Fuera recuperando sucesos históricos o planteando realidades alternativas, dos gigantes de las viñetas como Marvel y DC Comics han echado mano de presidentes estadounidenses para sus historias de manera frecuente. Franklin D. Roosevelt  regaló un escudo al “Capitán América”, Kennedy y Reagan interactuaron con “Superman”, Richard Nixon solicitó apoyo a “Los Cuatro Fantásticos”, George W. Bush casi muere asesinado por Magneto, pero fue detenido por los “X-Men”, son algunos de los ejemplos.

Muchos de los políticos que han aparecido en estas historietas han sido ubicados en el bando de los villanos, como es el caso de Donald Trump. En esta categoría  abundan las historietas donde el rival a vencer es Hitler, Sadam Hussein enfrentó una vez a “Black Panther” y, en una pieza memorable, el ayatolá Jomeini colaboró con “The Joker” en maléficos proyectos, pero “Batman” y “Superman” intervinieron a tiempo.  

 

PUB/IAM