En la recta final de una apretada carrera electoral, la lucha sin cuartel entre Hillary Clinton y Donald Trump se endurecía aún más esta miércoles, en un contexto de ataques personales de sorprendente virulencia y constantes acusaciones de incompetencia.

Debilitada nuevamente por el caso de sus mensajes electrónicos, la candidata demócrata volvió a pasar a la ofensiva y acusó a su rival republicano, entre otras cosas, de haber "pasado su vida denigrando, degradando, insultando y agrediendo a las mujeres".

"Ha demostrado que no tiene el temperamento y la calificación para ser presidente", lanzó quien a los 69 años podría convertirse en la primera mujer en ser presidente de Estados Unidos después de las elecciones del martes próximo.

Donald Trump, de 70 años, no se queda a atrás y sostiene que su adversaria, a la que hace meses califica de "mentirosa" y "corrupta", encarna "un pasado sórdido" de Estados Unidos.

"Nosotros somos el futuro brillante y limpio", dijo el multimillonario empresario, cuyo equipo de campaña volvió a la vida tras haber sucumbido a repetidos escándalos.

Los asesores del republicano acusaron este miércoles a Clinton de haber "puesto constantemente sus intereses (...) por encima de los de los estadounidenses" y en varios de sus mítines se sienten los llamamientos a poner a su rival "tras las rejas".

Esta retórica ha terminado por sacar a Clinton de sus casillas.

El martes, durante un mitin en Florida, un manifestante exhibió una pancarta en la que acusaba a su marido, Bill Clinton, de ser un violador.

La exprimera dama no pudo contener su ira. "Ya tengo suficiente de estos comportamientos negativos, oscuros, divisivos y peligrosos de gente que apoya a Donald Trump", aseguró, augurando una difícil reconciliación entre los dos Estados Unidos que se enfrentan en esta elección.

- Turbio papel del FBI -

Este clima deletéreo sin precedentes en una campaña electoral se crispó aún más por el turbio papel jugado por el FBI y la catarata de revelaciones de prensa y del portal de internet WikiLeaks, que no cesan de sacudir la campaña.

El director del FBI, James Comey, de filiación republicana y en la picota por haber decidido reanudar la investigación sobre el uso por Clinton de un servidor privado cuando era secretaria de Estado (2009-2013), es acusado ahora por los demócratas de silenciar las "conexiones" de Donald Trump con Rusia.

Yahoo News desenterró este miércoles un vídeo de 1988 que parece poner en evidencia cierta cercanía entre Donald Trump y una conocida figura de la mafia, Robert LiButti.

En un registro menos escandaloso, The New York Times reveló el martes que el magnate inmobiliario había usado durante años en la década de 1990 métodos cercanos a la ilegalidad para reducir el pago de impuestos en "varias decenas de millones de dólares".

- Estrecho margen -

Hillary Clinton, que este miércoles se desplaza a Nevada y Arizona, estados tradicionalmente republicanos del suroeste, atacará nuevamente al empresario por sus tácticas para eludir el pago de impuestos e intentará convencer a los votantes hispanos, que serán cruciales en los comicios del 8 de noviembre.

La candidata contará nuevamente con el apoyo del presidente Barack Obama, quien este miércoles estará en Raleigh (Carolina del Norte) para respaldar a su exsecretaria de Estado.

Donald Trump dedicará la jornada a una serie de mítines en Florida (sureste), uno de los estados clave, con 29 votos en el colegio electoral que elige al presidente.

Para vencer el 8 de noviembre, cualquiera de los dos candidatos a la Casa Blanca deberá obtener al menos 270 grandes electores distribuidos entre los 50 estados de la Unión.

Los sondeos de intención de voto le siguen dando ventaja a la demócrata, pero el promedio de los mismos establecido por el portal Real Clear Politics sólo otorga a Clinton 2,2 puntos más que a su adversario (45,3% contra 43,1%) a nivel nacional.

La diferencia también se redujo en varios estados clave, entre ellos Carolina del Norte, y Trump se ha puesto al frente en Ohio y Arizona, según el promedio de los últimos sondeos.

 

PUB/IAM