El presidente de Argentina, el conservador Mauricio Macri oficializó este martes el reforzamiento policial en Buenos Aires, donde la inseguridad fue una de las principales preocupaciones de sus votantes en la última campaña electoral.

Macri, que esta semana cumple un mes en el poder, también se pronunció sobre el narcotráfico y acusó a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, de los últimos 12 años, de haber permitido el avance del flagelo en este país.

El tema es sensible en estos días, luego de la fuga de tres sicarios de una cárcel de máxima seguridad que es seguida como un policial de entregas diarias en la prensa, con acusaciones políticas que salpican a oficialistas y opositores.

Buenos Aires "tiene que volver a ser una de las ciudades más seguras del mundo", dijo sobre esta megalópolis sudamericana con casi tres millones de habitantes, que suma más de 14 millones con sus suburbios.

Con el traspaso de la policía federal a la metropolitana, la fuerza de seguridad en la capital contará con más de 21.000 efectivos.

"Cada vez que recorríamos un barrio, la gente nos decía 'necesitamos más seguridad'; por eso acudimos en esa instancia a crear la Policía Metropolitana", dijo Macri, que fue alcalde de Buenos Aires desde 2007 hasta su elección como presidente, el pasado 22 de noviembre.

La inseguridad en la capital argentina no está al nivel de ciudades como Tegucigalpa o Caracas, con las tasas de criminalidad más altas en la región. Sin embargo, en los últimos años se registran más denuncias de robos violentos que incluyen asesinatos.

Las estadísticas oficiales de inseguridad fueron objeto de disputas entre organismos controlados por autoridades federales y municipales de oposición, y en el caso de Buenos Aires no hay cifras avaladas por el conjunto de las instituciones.

Pero un estudio indica que entre 2010 y 2013 los homicidios consumados en ocasión de robo en Buenos Aires pasaron de 47 a 25 casos, según el Instituto de Investigaciones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Csjn), citado por el portal de verificación de información pública Chequeado.com.

La fuerza policial capitalina estará a cargo del sucesor de Macri en la alcaldía, Horacio Rodríguez Larreta, ambos del mismo partido político, PRO.

"Pido el compromiso del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de volver a tener estadísticas públicas claras, que permitan tener un mapa del delito, para que mes a mes no tengamos que estar confiando en sensaciones o palabras, sino en estadísticas confiables", dijo en alusión a su antecesora, Cristina Kirchner (2007-2015).Macri, que retomó sus actividades el lunes tras 10 días de vacaciones, evitó referirse expresamente a la fuga de los tres narcotraficantes que cumplían condenas a prisión perpetua por un triple crimen en 2008, y que ha sacudido a la política local.Se limitó a decir: "lamentablemente venimos de una década donde la inacción, la incapacidad y la complicidad permitió que ellos (los narcotraficantes) avancen como nunca antes", acusó.

PUB/IAM