El presidente argentino, Mauricio Macri, hizo este martes una encendida crítica a la gestión kirchnerista (2003/2015), a la que acusó de dejar un Estado "desordenado y mal gestionado", en su primer discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso.

"Lo primero es reconocer que no estamos bien, aunque nos duela, pero es la forma de poner el punto de partida en búsqueda de ese horizonte que todos soñamos", afirmó el presidente.

"Encontramos un Estado plagado de clientelismo, de despilfarro y corrupción que se puso al servicio de la militancia política", dijo al señalar un crecimiento del empleo público del 64% entre 2003 y 2015, con el fin de "camuflar el desempleo con empleo público". 

Macri aseguró que al asumir el 10 de diciembre pasado, tras ganar el balotaje presidencial con 51% de los votos, encontró "un Estado desordenado y mal gestionado" y "sin instrumento de navegación", graficó.

"Faltan documentos, no hay estadísticas... cuesta encontrar un papel", insistió.

"Nos engañaron, ocultaron desempleo con empleo público", agregó y señaló "la inaceptable cantidad de compatriotas que están en la pobreza en un Estado que no ha parado de crecer y no brinda prestaciones", sostuvo mientras algunos legisladores opositores alzaban pancartas que decían "Basta de despidos", y se cruzaban aplausos al grito de "Sí se puede" con abucheos.

El presidente lamentó que "hace una década que la Argentina es uno de los países con mayor inflación del mundo, con un promedio anual arriba del 20% y un 700% en los últimos 10 años".

Aseguró que el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner (2007/2015) dejó "un país lleno de deudas, deudas de infraestructura, deudas sociales, de desarrollo".

Acusó al gobierno kirchnerista por haber emitido moneda "de manera irresponsable que generó inflación, en medio de la mayor presión tributaria de la historia" del país de 40 millones de habitantes.

"Tanto por la inflación y las trabas, el cepo (control cambiario), las restricciones para importar y exportar, el Estado fue un obstáculo en lugar de ser estímulo y sostén", indicó Macri.

Aseguró que "las fuerzas de seguridad están mal equipadas y maltratadas, con poca capacidad de prevenir", además de que "el sistema de defensa está desatendido", lo que atribuyó a "la incompetencia y los traumas ideológicos" del pasado gobierno de centroizquierda.

Tras dedicarle media hora de su discurso de apertura del año legislativo, se comprometió "a publicar todos los datos, área por área, para que todos sepan el estado en que estaba Argentina en diciembre 2015".

PUB/FHA