La designación por decreto del presidente Mauricio Macri de dos jueces para ocupar dos vacantes en la Corte Suprema de Justicia, sin esperar acuerdo del Senado, generó ayer una controversia en Argentina.

El presidente se amparó en un artículo de la Constitución que permite al Ejecutivo nombrar "en comisión", es decir interinamente, los cargos que necesitan de la aprobación del Senado, hoy controlado por la oposición al gobierno de Macri.

Según constitucionalistas, la potestad del poder ejecutivo de designar cargos "en comision" no abarca a miembros de la justicia.

En Argentina, el presidente propone nombres de magistrados para el alto tribunal pero sus pliegos necesitan la aprobación de al menos dos tercios del Senado.

Macri nombró el lunes a Horacio Rosatti, 59 años, un exministro de Justicia del expresidente Néstor Kirchner (2003/2007) que renunció tras una pelea con él, y al titular de la privada Universidad de San Andrés, Carlos Rosenkraftz, 57 años, de buena relación con el fallecido exmandatario Raúl Alfonsín (1983/89).

En caso de no ser ratificados por el Senado, sus cargos tendrán vigencia por un año, hasta el 31 de diciembre de 2016.

La Corte, llevada paulatinamente a cinco miembros desde los nueve que tuvo en los años 1990, tiene actualmente tres miembros, tras jubilarse este año Eugenio Zaffaroni, al cumplir 70 años y Carlos Fayt, de 97 años.

Emergencia eléctrica y alza gradual de tarifas en Argentina

A menos de una semana de asumir, el presidente argentino Mauricio Macri declarará la emergencia eléctrica por dos años para evitar un colapso del sistema e instrumentará una gradual alza de tarifas, anunció el martes el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

"Estamos al borde colapso. Son necesarias medidas correctivas. No estoy para alarmar sino para reconocer un problema. Cada vez que suben las temperaturas, suceden los cortes de luz", dijo en rueda de prensa en pleno verano austral, cuando hay usuarios que sufren interrupciones del suministro.

Consultado sobre la prometida reducción de subsidios que provocará un aumento de las tarifas, se excusó de dar mayores detalles. "Será gradual", indicó.

En Argentina el subsidio al valor domiciliario de la energía beneficia a sectores de muy bajos ingresos, aunque también alcanza a usuarios de clase media.

Las dificultades en el suministro de electricidad comenzaron con los gobiernos de Cristina Kirchner, a raíz del récord histórico de demanda industrial, comercial y domiciliaria, que las empresas apenas cubrieron por falta de inversiones.

"Hay un deterioro del servicio (eléctrico)", admitió Aranguren, aunque aclaró que no se prevén cortes de luz programados.

La emergencia eléctrica durará hasta diciembre de 2017.

PUB/IAM