En medio de la puja judicial en Argentina para frenar los fuertes aumentos del gas y otros servicios básicos, el presidente Mauricio Macri pidió este lunes a la población consumir "la mínima" energía posible.

"Hoy les tengo que pedir a todos que por favor entendamos que la Argentina necesita que seamos responsables y que consumamos menos energía", señaló Macri en un acto para anunciar un nuevo plan de viviendas.

El presidente argentino hizo este pedido en horas decisivas para que su gobierno defienda los bruscos aumentos que detonaron protestas de vecinos y entidades civiles en todo el país y que llevó a la justicia a frenar la aplicación de los nuevos precios hasta que la Corte Suprema se manifieste el martes.

"Cuando de golpe ustedes se encuentran en su casa en invierno y se vean que están en remera (camiseta veraniega) o están en patas (descalzos), es que están consumiendo energía de más", dijo Macri rodeado de funcionarios y vecinos de Parque Patricios, un barrio de clase media baja y trabajadora del sur de Buenos Aires.

Al pedir que se abriguen en lugar de prender los sistemas de calefacción a gas o electricidad todo el día, Macri subrayó: "Consuman la mínima energía necesaria".

El gobierno impulsó los aumentos desde marzo pasado bajo el argumento de que las tarifas estaban rezagadas y responsabilizó a los gobiernos kirchneristas (2003-2015, peronistas de centroizquierda). El kirchnerismo subsidiaba las tarifas con los impuestos a grandes contribuyentes.

Macri eliminó subsidios, con excepción de casos de personas en extrema pobreza que reciben una asignación por hijo o jubilados que perciban el salario mínimo.

El presidente dijo que Kirchner postergó el ajuste de tarifas de gas, luz y agua y ordenó alzas de entre 300% y 2.000% que impactaron en la clase trabajadora en un país con un sueldo mínimo que ronda los 450 dólares mensuales y que empezó a recibir facturas que en promedio pasaron de 4 a 32 dólares en el caso de la luz y de 14 a 60 dólares en el del agua.

Los reclamos ante la justicia fueron presentados por usuarios, pequeños empresarios, clubes de barrio e incluso provincias enteras de la Patagonia (sur) donde el frío hace estragos.

El propio ministro de Energía, Juan José Aranguren, lamentó "la judicialización" de estas medidas.

PUB/FHA