Interpol Paraguay aseguró que no existe ningún indicio de que Madeleine McCann, la niña británica desaparecida en Portugal en 2007, haya estado en el país suramericano, como aseguró un supuesto investigador privado, cuyas declaraciones han causado gran revuelo en los medios paraguayos.

El supuesto investigador, de nacionalidad británica y de nombre Miraz Ullah Ali, dijo en una entrevista al diario ABC Color que la niña vivía bajo la custodia de una mujer y desde hace dos meses en la localidad de Areguá, a unos 28 kilómetros de Asunción.

Tras la publicación de la entrevista, el lunes, agentes de Interpol realizaron un cotejo en esa ciudad sin obtener ninguna pista de la supuesta presencia de la niña desaparecida.

"Por el momento no hay absolutamente nada", declaró a EFE Luis Ignacio Arias, comisario jefe de Interpol Paraguay.

Arias consideró además "poco veraz" el relato del presunto detective debido a que no se comunicó ni con Interpol ni con las autoridades locales durante el tiempo que estuvo en Paraguay.

"Si tenía un interés real en esa búsqueda debería de haberse comunicado con nosotros o con la Policía", dijo Arias.

El comisario añadió que el supuesto investigador entró como turista a Paraguay, donde estuvo entre el 3 y el 7 de marzo, tiempo en el que se desplazó a Areguá y sacó a algunas fotos.

En ese tiempo concedió la entrevista y dejó un número de teléfono en Reino Unido para quien deseara compartir datos relacionados con el caso, ya que hay una recompensa por cualquier información al respecto, apuntó el comisario.

Arias indicó que, según las investigaciones de Interpol, esa persona no aparece registrada como investigador privado y que el número de teléfono que dio pertenece a una empresa en la que está dado de baja.

El comisario indicó que su oficina tiene el pliego de búsqueda y localización de la niña desde 2007, como todas las dependencias de Interpol en el mundo, pero que esta es la primera vez que se ha mencionado una supuesta conexión entre la menor y Paraguay.

La pequeña Madeleine dormía junto con sus hermanos mellizos en un apartamento de la localidad portuguesa de Praia Da Luz, cuando desapareció en misteriosas circunstancias, mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano con un grupo de amigos.

Los padres iniciaron entonces una campaña sin precedentes a nivel mundial para tratar de encontrar a su hija, que no ha cesado.

PUB/CM