Elizabeth Hawk estaba orgullosa de su veganismo, por lo que al tener un bebé decidió que debía seguir sus pasos en cuanto a la alimentación.

La mujer de 33 años oriunda de Pennsylvania le daba de comer a su hijo de 11 meses solamente dos cosas: nueves y frutas.

Esto causó la alerta de sus familiares, especialmente luego que vieran al menor con problemas. Primero tuvo una erupción severa y posteriormente comenzaron a notar que perdía sus habilidades motoras.

Ante esto, el ex esposo de la mujer y padre del pequeño decidió llevarlo a la agencia Servicios para la Niñez y la Juventud cerca del Condado de Fayette. Desde allí informaron a Jerry Hawk que su hijo tenía que ser derivado de inmediato al hospital en West Virginia.

Acorde a lo informado por el canal WKBN, la falta de comida nutritiva provocó "un retraso en el desarrollo" del menor, indicaron los médicos que lo trataron.

El pequeño ahora se encuentra en mejor estado y vive junto a su padre. Por su parte, la madre del bebé enfrenta cargos por maltrato infantil y deberá presentarse a audiencia el próximo 14 de noviembre.

PUB/CM