El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró la noche del martes que se someterá a un referendo revocatorio si el Poder Electoral valida el proceso para convocar la consulta que promueve la oposición para sacarlo del poder este año.

"Si en el segundo paso (...) llegara a decir que se recogieron las firmas, vamos a referéndum y punto", dijo Maduro en su programa semanal de televisión.

El mandatario se refería a la recolección de cerca de cuatro millones de firmas que exige el Consejo Nacional Electoral (CNE) para convocar el revocatorio (20% del padrón electoral).

Pero antes la oposición -que controla el Parlamento- debe conseguir que el CNE valide unas 200.000 firmas necesarias para pedir la activación del referendo.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) entregó el martes 1,85 millones de rúbricas, cuya revisión se iniciará el miércoles, anunciaron por separado el gobierno y la oposición.

Si se validan los cuatro millones de firmas "vamos a salir a las calles, y confío en el pueblo venezolano que no me va a fallar y no le va a fallar a la historia", afirmó Maduro, acompañado de Jorge Rodríguez, jefe de una comisión que auditará el proceso a nombre del chavismo.

No obstante, el mandatario socialista, elegido para el período 2013-2019, advirtió que si el CNE considera que las firmas no cumplen con lo que ordena la ley, ésto será "palabra sagrada" para el gobierno.

Y en tal caso, "el que salga a hacer violencia sencillamente será contenido con la ley, con la Constitución, por la fuerza del orden y nuestro pueblo", subrayó.

Maduro hizo énfasis en que la "palabra sagrada" en esta cuestión la lleva el Poder Electoral -al que la oposición acusa de servir al gobierno- por lo que nadie puede pretender "extralimitarse o imponerle al país ningún tipo de escenario, ni nacional ni internacional".

El gobernante sostuvo asimismo que está "listo para lo que venga", aunque vaticinó que los intentos para sacarlo del palacio de Miraflores fracasarán rotundamente.

"Sin ser pitoniso, sin ser brujo, ¡ay Dios mío!, ¡ay Dios santo!, ya estoy viendo el desastre que va a emerger de este intento de la derecha venezolana por activar este referendo", afirmó.

 

PUB/IAM