El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró hoy que tiene pruebas de una plan de magnicidio en su contra planeado por grupos paramilitares que presentará en "las próximas horas", y denunció una arremetida contra el liderazgo de la izquierda regional .

"En las próximas horas vamos a mostrar pruebas de unos campamentos paramilitares que se descubrieron en el estado Miranda (centro) para asesinarme", aseguró el primer mandatario durante la instalación del Congreso de la Patria, al que acudieron miles de partidarios.

Maduro, que no ofreció más detalles acerca de ese plan en su contra, no quiso referirse a las pruebas en ese evento para, dijo, "no enrarecer el clima".

"Porque tenemos que estar en las calles, que el pueblo nos cuide y no cometer errores de ningún tipo", añadió.

Asimismo sostuvo que tiene "algunas pruebas y algunos elementos" de la configuración de una arremetida "imperialista" de "la derecha internacional" que buscan promover golpes de estado contra el liderazgo de la izquierda latinoamericana.

"Hay una arremetida contra el nuevo liderazgo de la nueva hora, de la nueva etapa", dijo el mandatario que citó como una de las víctimas a sus pares de Brasil, Dilma Rousseff; y de Bolívia, Evo Morales; así como la ex presidenta argentina Cristina Fernández.

A juicio del mandatario venezolano, "lo que está pasando en Argentina, la persecución contra el pueblo, contra Cristina como líder democrática que representa un poderoso movimiento que gobernó Argentina", forma parte de esta configuración.

De la misma manera, "lo que está pasando con Evo, una campaña para destruirlo moralmente, una campaña brutal", añadió.

Esta no es la primera vez que el primer mandatario venezolano insiste en denunciar la agresión de la "derecha internacional" contra los líderes de Suramérica con la anuencia del Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama.

Maduro igualmente ha denunciado reiteradamente, desde que asumió el poder en abril de 2013, planes de magnicidio e intentos de golpe de Estado en Venezuela de diverso tipo y en los que ha señalado también a EEUU, y a varios de sus opositores.

 

PUB/IAM