El presidente Nicolás Maduro dijo el viernes que su gobierno consiguió un triunfo diplomático al demoler el intento de la oposición de buscar sanciones en la OEA, a raíz de la crisis política que envuelve a Venezuela.

"La canciller Delcy Rodríguez se ha anotado otro gran triunfo moral", sostuvo el mandatario durante una ceremonia militar en Caracas.

El jueves el secretario general de la OEA, Luis Almagro, presentó ante el Consejo Permanente de la organización un informe en el que asegura que Venezuela vive "una grave alteración del orden constitucional", por lo que pidió la activación de la Carta Democrática Interamericana.

Sin embargo, la sesión especial concluyó sin decisiones sobre la aplicación de ese instrumento que implementa sanciones en casos de ruptura del hilo democrático.

La canciller Rodríguez consideró el pronunciamiento de Almagro como apoyo a un "golpe de Estado".

"Con la palabra de la verdad demolieron el intento de intervencionismo vulgar, ilegal, inmoral del secretario general Almagro contra Venezuela", comentó Maduro.

Y reiteró que su gobierno consiguió "una victoria moral, diplomática y política".

Al mismo tiempo insistió en su llamado al diálogo a las fuerzas opositores que promueven un referendo revocatorio y que, según él, incurrieron en una "aberración extremista" al solicitar la intervención de la OEA (Organización de Estados Americanos).

Maduro está enfrascado en una lucha de poderes con la mayoría parlamentaria de oposición, en medio de una profunda crisis económica que genera escasez de alimentos y altísima inflación en la nación petrolera.

PUB/SVM