Venezuela inició hoy un conjunto de ejercicios militares ordenados por el presidente Nicolás Maduro para, dijo, prepararse para un supuesto golpe de Estado o una intervención de "ejércitos extranjeros", mientras la oposición insiste en activar un referendo revocatorio de su mandato.

Maduro ordenó los ejercicios militares tras manifestar en diversas ocasiones que es víctima de una "guerra no convencional" que ejecutan "la derecha nacional e internacional" con la intención de mermar su popularidad y conseguir su salida del poder antes de lo previsto, en 2019.

Mientras tanto, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) insiste en su intención de activar el referendo revocatorio, uno de los mecanismos constitucionales por los que se decantaron para lograr el cambio de Gobierno, que, señalan, pidió la población al votar por la oposición en las pasadas elecciones legislativas.

La MUD aseguró hoy que el Consejo Nacional Electoral (CNE) está buscando excusas para invalidar las casi dos millones de firmas consignadas el pasado 2 de mayo para solicitar el revocatorio.

El órgano electoral anunció el jueves que el proceso de análisis de las rúbricas se realizará en cinco fases de validación, luego otra de auditoría y, tras esto, la verificación en puntos automatizados por cada elector.

"Ahora lo que están es buscando artilugios, con unas observaciones por parte de una dactiloscopia, a ver si una firma colocada en una planilla (formato) se corresponde con las huellas reales", dijo a la emisora local Éxitos el opositor Vicente Bello, vocero de la MUD.

Según Bello, las fases no son "legalmente necesarias" pues "lo que procede es convocar a los ciudadanos y que ellos, cada uno personalmente, ratifiquen su huella" y la coloquen "en una captahuella para que sea verificada".

El opositor sostiene que lo que intentan las autoridades del Poder Electoral es "ver si a Maduro le ocurre un milagro y anulan las firmas".

Por su parte, el opositor Juan Carlos Caldera, representante de la MUD ante el CNE para el trámite de solicitud del revocatorio, afirmó que estas fases de validación ponen unas 800.000 firmas en riesgo de anulación.

El proceso planteado por el organismo electoral verifica varios campos que incluyen huellas digitales, firmas, datos del elector, entre otros, que, según el CNE, serán revisados por técnicos en grafología y dactiloscópicos.

Los opositores han admitido que muchas de esas firmas pueden no cumplir los estándares de los técnicos y tener errores porque fueron recogidas en las calles.

Sin embargo, representantes de la denominada "revolución bolivariana" han insistido en que se ha cometido fraude al incurrir en acciones más complejas, como incluir datos de personas fallecidas o emplear la misma huella con los datos de más de un ciudadano.

Asimismo, los afectos al gobierno de Maduro señalan que los opositores han convocado el revocatorio para ilusionar a sus bases y provocar, con esa excusa, un revuelco social.

Aseguran también que sus opositores saben que "los tiempos no dan" para que el revocatorio se dé este año, como precisa la MUD.

La legislación establece que cualquier funcionario designado mediante elección popular puede ser revocado tras cumplir la mitad de su gestión, ecuador que Maduro superó en abril, pero si el jefe de Estado cumpliera las dos terceras partes de su mandato, al ser revocado el vicepresidente asumiría su lugar.

De allí la urgencia de la oposición en que el revocatorio se realice este mismo año y su exigencia de celeridad en todos los trámites.

Tras un "cacerolazo" (una manifestación típica de la oposición venezolana) durante la noche de este jueves, el dos veces candidato presidencial opositor y actual gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, advirtió a Maduro a través de su cuenta Twitter: "No vengas después con llanto de que te quieren derrocar, el pueblo te quiere revocar".

Bajo ese panorama, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, "junto al pueblo", inició hoy un conjunto de ejercicios militares "únicos en su naturaleza" y "sin precedentes", indicó el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, para prepararse para "cualquier escenario".

El anuncio de los ejercicios fue hecho por Maduro un día después de su decisión de decretar un estado de excepción y emergencia económica que le da "el poder suficiente" para, entre otros asuntos, hacer frente a un supuesto golpe de Estado en su contra.

El Tribunal Supremo declaró la "constitucionalidad" de dicho decreto de emergencia económica y estado de excepción, el cual había sido rechazado por el Parlamento, de mayoría opositora.

 

PUB/IAM