El presidente interino de Brasil, Michel Temer, y la presidenta suspendida Dilma Rousseff condenaron el ataque de este jueves en Niza, Francia, en el que al menos 77 personas murieron cuando un camión embistió una multitud en la calle durante el festejo del 14 de julio.

"El pueblo francés fue víctima de la más injustificada violencia este 14 de julio. (...) Hoy, más que nunca, somos todos franceses.(...) Brasil se une a todos los que desean y luchan por la paz y la armonía en el mundo. Estamos juntos contra la intolerancia y la barbarie", expresó Temer en un comunicado.

De su lado, la presidenta Rousseff, actualmente suspendida de sus funciones en el marco de un juicio de destitución, dijo lamentar "profundamente este crimen ocurrido en Niza".

"No nos podemos dejar atemorizar, ni abatir. El pueblo francés sabrá superar esta tragedia", escribió en su cuenta de Twitter.

"Es con pesar que el mundo asiste, una vez más, a un atentado en Francia, justamente en la conmemoración de la toma de la Bastilla", añadió la mandataria brasileña.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, también condenó el ataque. "México reprueba todo acto de violencia como el ocurrido en Niza. Lamentamos la pérdida de vidas y nos solidarizamos con el pueblo francés", escribió en Twitter.

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos le dirigió un mensaje a su par francés, Francois Hollande por Twitter: "@fhollande: nuestra solidaridad con víctimas y heridos de atentado en Niza. Rechazamos toda forma de violencia", escribió.

PUB/SVM