El senador republicano de Florida Marco Rubio y ex aspirante a la Casa Blanca se presentará a la reelección en la Cámara Alta tras haber dicho hace un año que se jugaría el todo o nada para llegar a la Presidencia.

"He cambiado de opinión", aseguró Rubio, de origen cubano, en una breve conversación telefónica con el canal conservador Fox News.

Según The Washington Post, Rubio anunciará hoy formalmente su campaña de reelección por su escaño en el Senado tras haber dejado abierta esa posibilidad en los últimos meses y tras retirarse de la carrera por la nominación presidencial del Partido Republicano.

El senador de origen cubano consideró que, gane quien gane las elecciones presidenciales de noviembre, "hay razones para preocuparse".

"Con Hillary Clinton tendríamos cuatro años más de la misma política económica fallida", dijo el exaspirante presidencial. Pero "la perspectiva de una presidencia de (Donald) Trump también es preocupante".

Algunos de los comentarios del magnate, "especialmente en lo que refiere a las mujeres y las minorías, no son sólo ofensivos, sino inaceptables".

"Si es elegido, necesitaremos senadores dispuestos a alentarlo en la dirección correcta y, si es necesario, enfrentarse a él", añadió.

Líderes republicanos estaban presionando a Rubio para que reconsiderase su promesa de campaña de no optar a su asiento del Senado, porque, según dijo en su día, estaba frustrado con la incapacidad de progreso del Legislativo.

El anuncio del senador llega después de que la publicación de una encuesta de la Universidad Quinnipiac en la que se señala que los republicanos podrían perder sus opciones al Senado por Florida ante los demócratas, aunque si Rubio se presentara esa posibilidad se reduciría y los conservadores mantendrían sus opciones.

Rubio había dado su apoyo al teniente de gobernador y amigo Carlos López Cantera, pero las encuestas dan ventaja a los oponentes demócratas Alan Grayson y Patrick Murphy frente a cualquiera de los aspirantes republicanos a la Cámara Alta.

Rubio tiene hasta el día 24 para inscribir su candidatura al Senado.

 

PUB/IAM