Más de 300 empleados de una cementera siria fueron secuestrados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en una localidad al noreste de Damasco, anunció este jueves la agencia oficial siria Sana.

“Grupos terroristas vinculados a Dáesh (acrónimo del árabe del EI) secuestraron a más de 300 empleados y ejecutivos de la cementera Al Badia, en la provincia de Damasco. La compañía informó al ministerio de Industria que no ha podido contactar con las personas secuestradas”, precisó Sana.

Más temprano, varios habitantes habían afirmado que alrededor de 250 empleados de una fábrica de cemento habían desaparecido y temían que hubiesen sido secuestrados por el grupo yihadista Estado Islámico.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh), “se perdió el contacto con decenas de empleados tras un ataque del EI contra la cementera, y hay fuertes sospechas de que fueron secuestrados por el EI y llevados a un lugar desconocido”.

Según una fuente de los servicios de seguridad, los yihadistas no lograron esta semana tomar el aeropuerto militar y la central eléctrica de Teshrin, en una ofensiva contra Dmeir, controlado en gran parte por los rebeldes.

 

PUB/IAM