Enfrentamientos entre Boko Haram y tropas de Níger y de Nigeria dejaron más de 50 muertos en dos operaciones distintas, una lanzada por el ejército en Nigeria, la segunda por los rebeldes islamistas en Níger, en uno de sus ataques más mortíferos.

Inicialmente, el ministerio nigerino de Defensa había anunciado el sábado la muerte de al menos 30 soldados nigerinos y dos soldados nigerianos en un ataque lanzado el viernes por el grupo islamista nigeriano en Bosso, una localidad de Níger cerca de la frontera con Nigeria.

El ejército nigeriano informó posteriormente que 19 presuntos miembros de Boko Haram fueron abatidos en un operativo militar en el Estado de Borno, fronterizo con Níger y Chad.

"Durante los enfrentamientos, nuestras tropas mataron a 19 terroristas de Boko Haram, incluyendo su jefe en la región, Ameer Abubakar Gana", dijo en un comunicado el ejército nigeriano.

Además, los soldados destruyeron una fábrica de aparatos explosivos, hicieron estallar cuatro bombas artesanales y recuperaron dos cañones antiaéreos, añadió.

- Alto balance en Níger -

En Níger, no fue el ejército sino Boko Haram el que lanzó la ofensiva, según el ministerio nigerino de Defensa.

"El viernes 4 de junio de 2016, entorno a las 18H50 (17H50 GMT), cientos de combatientes del grupo terrorista Boko Haram atacaron el puesto militar de reconocimiento de Bosso", indicó en un comunicado enviado a la AFP el ministerio nigerino.

El balance provisional asciende a 30 militares nigerinos y dos militares nigerianos muertos, así como 67 soldados en total heridos, precisó.

Del lado de Boko Haram "hubo varios muertos y heridos", agregó el ministerio, sin dar cifras sobre las pérdidas en el campo adverso.

Se trata de uno de los ataques más mortíferos de Boko Haram en Níger desde que ese país entró en guerra contra los insurgentes en febrero de 2015.

El 25 de abril de 2015, Boko Haram atacó un puesto militar en el lago Chad, dejando 74 muertos, entre ellos 28 civiles, y 32 soldados desaparecidos.

- Regreso a la calma en Bosso -

Bosso es una pequeña ciudad a pocos pasos de Nigeria, en la cuenca del lago Chad, donde combatientes de Boko Haram se asentaron después de haber sido expulsados de muchos de sus bastiones en el noreste de la vecina Nigeria. Bosso fue la primera localidad de Níger atacada por Boko Haram, el 6 de febrero de 2015.

"Miembros de Boko Haram tomaron el control de la ciudad temporalmente, pero fueron desalojados", dijo el sábado una fuente de seguridad nigerina.

"Llegaron al anochecer en vehículos, fuertemente armados, y al grito de Allahu Akbar (Dios es grande) abrieron fuego y quemaron varios lugares de Bosso", dijo por teléfono a la AFP Elhaj Aboubacar, un político y residente de Bosso.

"No sabemos donde estaban nuestros militares, pero Boko Haram tuvo tiempo de hacer todo lo que quería hasta el amanecer", indicó Aboubacar, exdiputado.

El ejército aseguró que "el contraataque lanzado esta madrugada [sábado] por las fuerzas de defensa y de seguridad les permitió retomar todas las posiciones en la ciudad de Bosso".

"La situación está bajo control y la calma ha vuelto en esta localidad", añadió el comunicado del ministerio de Defensa.

El ministerio indicó que este ataque ocurrió en momentos en que la fuerza multinacional mixta -compuesta por 8.500 soldados de Nigeria, Níger, Chad, Benín y Camerún- está a punto de lanzar una ofensiva "decisiva" contra Boko Haram en la región del lago Chad.

PUB/CM