"¡Acabo de dispararle a mi hermano por accidente!". El audio de la llamada a emergencias difundido por la Policía no deja dudas de lo ocurrido, aunque las circunstancias son insólitas. Benjamin Middendorf, de 25 años, está acusado de matar a su hermano Nicholas, de 28, cuando volvieron a su casa tras beber en un bar. El motivo de la discusión: una hamburguesa.

"Espero que vaya a la cárcel. ¿Cómo te atreves, Benjamin?", exclamó la madre, quien estaba presente y cuya voz también se escucha en la grabación. Según el reporte policial, Benjamin afirmó que no suele beber, y empezó a discutir cuando su hermano lo hostigó. Aunque no recuerda lo que sucedió después, su voz en la llamada narra lo que pasó: "Estábamos peleando y tomé un arma y le disparé. ¡Oh Dios!". La bala impactó en el pecho de Nicholas, quien murió casi instantáneamente.

Las autoridades confirmaron a la cadena CNN que la riña involucraba una hamburguesa, pero no se dieron detalles adicionales. Según la policía, Middendorf estaba cubierto de sangre cuando llevado a la comisaría, la noche del jueves. Actualmente, se encuentra detenido, sin derecho a fianza, acusado de asesinato premeditado.

"Es el fin de semana del Día de las Madres, y esta mujer ha perdido a dos hijos", dijo Denise Roberts, vocera de la policía a Central Florida News.

 

PUB/IAM