A todos nos encanta la pizza, pero probablemente hay muchos que no son precisamente fans de las orillas de esta. Así que, aquí es donde las matemáticas te ayudan de una manera insólita y divertida.

Normalmente muchos de nosotros cortamos la pizza en cortes rectos comenzando desde el centro, pero habrá personas que no gusten de ciertos ingredientes de la pizza al centro, mientras que otros quieran un poco de la corteza para sumergirla en salsa.

Anteriormente algunos matemáticos habían creado una manera de rebanar la pizza (conocido formalmente como mosaico disco monohedral) que te da 12 rebanadas idénticas, seis de ellas con forma de estrella extendida desde el centro, mientras que las otras seis están dividas entre lo que queda de la corteza. Se inicia cortando curvas rebanadas de tres lados a través de la pizza, luego divides esas rodajas en dos para obtener el interior y las rebanadas externas. Queda como en la imagen a continuación.

Sin embargo, Joel Haddley y Stephen Worsley, de la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, han creado una técnica para obtener aún más rebanadas. El par comprobó que se pueden crear azulejos de piezas curvadas con cualquier número impar de lados -conocido como 5-gons, 7-gons y así sucesivamente- y luego dividiéndolos en dos. Según Haddley “Matemáticamente no hay límites.”

Los matemáticos fueron un poco más allá y cortaron cuñas en sus rebanadas, creando piezas con formas extrañas que se concentran en la circunferencia de la pizza.

Haddley admite que estos cortes exóticos no son prácticos, pero en términos matemáticos son interesantes. Aún así, el matemático cortó la pizza en forma de estrella (la foto de portada), y aunque es posible, probablemente no todos tendrán la paciencia para hacerlo.

 

PUB/IAM