El máximo líder del grupo yihadista Isis, Abu Bakr al Baghdadi, habría sido envenenado junto con otros tres comandantes, y su vida correría peligro, aunque esta no es la primera vez que surgen versiones en torno a su salud.

Según la agencia iraquí de noticias en árabe WAA, que cita una fuente local en la provincia de Nínive, la comida fue preparada para el almuerzo de los cuatro, quienes sufrieron una “intoxicación grave” y fueron trasladados a un lugar desconocido bajo estrictas medidas de seguridad.

Isis ha puesto en marcha una campaña de detenciones con el fin de encontrar a los responsables que intentaron matar a su dirigente, agregó la agencia WAA sin precisar cuándo tuvieron lugar los hechos aunque dijo que ocurrieron en la localidad de Al-Ba'aj, al suroeste de Mosul.

 

PUB/IAM