La ministra de Interior británica, Theresa May, fue la más votada de los cinco candidatos a suceder al primer ministro David Cameron, en una primera ronda que supuso la eliminación del ex ministro de Defensa Liam Fox.

May, que apoyó tímidamente la campaña para seguir en la Unión Europea, sin llegar a comprometerse demasiado, logró el apoyo de 165 de los 330 diputados del partido Conservador, que eligen a su líder y, automáticamente, al primer ministro.

Le siguió una partidaria de la salida de la UE, la ministra de Energía, Andrea Leadsom (66 votos); seguida por Michael Gove, el ministro de Justicia (48), otro partidario de la ruptura con Bruselas; y el secretario de Estado de Pensiones, Stephen Crabb (34).

En quinta posición se situó Liam Fox, que quedó eliminado de la carrera, al conseguir 16 votos.

El nuevo líder se conocerá como muy tarde el 9 de septiembre, al término de un proceso que arrancó con esta primera ronda de votación de los diputados.

Cada martes y jueves habrá una ronda que concluirá con la eliminación del candidato menos votado. Cuando queden dos, serán los 150.000 militantes los que elijan.

Cameron dimitió el 24 de junio, al día siguiente del referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la UE, en que los británicos eligieron la salida.

- 'Los tristes héroes del Brexit' -

Dos de los cinco candidatos en liza defendieron la salida de la Unión Europea: Michael Gove y Andrea Leadsom. Ésta recibió el apoyo de Boris Johnson y es vista con simpatía por el partido de ultraderecha antieuropeo UKIP liderado hasta el lunes por otro gran protagonista de la campaña Brexit, Nigel Farage, que también dimitió.

La espantada de los líderes del Brexit llevó al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, a lanzarles un dardo.

"Constato solamente que los radiantes héroes del Brexit de ayer son los tristes héroes de hoy", afirmó Juncker en el Parlamento Europeo.

"Los que provocaron este resultado en Gran Bretaña, abandonan el escenario uno tras otro: Johnson, Farage, otros...", agregó.

Entre tanto, en el partido Laborista, sigue la crisis. Su líder, Jeremy Corbyn, está cuestionado por gran parte de sus diputados, pero se niega a dimitir y cuenta con el apoyo de los militantes y los sindicatos.

Este martes, el segundo del partido, Tom Watson, crítico de Corbyn, se reunió con los sindicatos para hallar una salida.

Además de haber alterado totalmente el panorama político nacional, el referéndum sobre la UE del 23 de junio amenaza de contagio y este martes Hungría convocó uno, el 2 de octubre, para preguntar por el plan europeo de reparto de refugiados.

- El Banco de Inglaterra trata de prevenir incendios -

Las amenazas a la estabilidad financiera de Reino Unido provocadas por el Brexit "empezaron a manifestarse", dijo este martes el Banco de Inglaterra (BoE), anunciando una suavización de las reglas de financiación de los bancos para alentar los préstamos.

Un tercer fondo de inversiones inmobiliario suspendió operaciones para evitar que los inversores sigan retirando su dinero de los mismos, por temor a las consecuencias del Brexit.

"Hay evidencias de que algunos riesgos empezaron a manifestarse. La actual perspectiva para la estabilidad financiera de Reino Unido es desafiante", dijo el Comité de Política Financiera (FPC) del Banco de Inglaterra, en su informe bianual de estabilidad financiera.

Este informe es el primero tras el referéndum del 23 de junio en que los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea, ignorando las advertencias del propio Banco de Inglaterra o del Fondo Monetario Internacional, entre otros.

El Comité de Política Financiera (FPC) de la institución decidió rebajar los fondos que los bancos deben salvaguardar para afrontar turbulencias, con el propósito de que destinen el dinero liberado a engrasar la economía.

Las medidas deberían servir para que se destinen unos 150.000 millones de libras (178.900 millones de euros, 197.240 de dólares) adicionales a préstamos a los hogares y las empresas.

Finalmente, Reino Unido hizo su emisión de deuda tras el referéndum y lo hizo a los intereses más bajos de la historia para un bono a cinco años, al 0,382%.

Los intereses de la deuda se determinan en una subasta. Su bajo nivel se explica por el temor de los inversores a las sacudidas del mercado, que les lleva a buscar refugio en valores seguros aunque sean poco rentables.

PUB/IAM