La oenegé criticó en un comunicado la "dañina" política migratoria europea "basada en la disuasión y en alejar lo máximo posible de sus costas a quienes huyen de la guerra y el sufrimiento". "Esta decisión es de efecto inmediato y se aplica a los proyectos de MSF de todo el mundo", declaró en un comunicado.

Estos fondos representan un 8% del presupuesto de la ONG, es decir, 56 millones de euros en 2015 (19 millones de las instituciones de la UE y 37 millones de los Estados miembros), detalló MSF.

La decisión también afecta a Noruega, que no es miembro de la UE pero participa en las políticas migratorias del bloque. En 2015 MSF recibió 6,8 millones del gobierno de Oslo.

La organización, premiada con el Nobel de la paz en 1999, fustiga la política migratoria de la UE y en particular el acuerdo concluido en marzo entre la UE y Ankara que prevé la expulsión automática de todos los migrantes llegados a las costas griegas desde Turquía, incluso los solicitantes de asilo.

Este acuerdo, sumado al cierre de la ruta migratoria que pasa por los Balcanes, tuvo como efecto una caída considerable en las llegadas a Grecia desde fines de marzo.

El acuerdo suscitó numerosas críticas de parte de las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

"Como consecuencia directa de este acuerdo, más de 8.000 personas, entre ellas cientos de menores no acompañados, han quedado atrapadas en las islas griegas", donde viven "en condiciones extremas, en campos superpoblados, a veces durante meses", subrayó MSF.

"MSF lleva meses denunciando la vergonzosa respuesta europea, centrada en disuadir a estas personas en lugar de proporcionarles la asistencia y la protección que necesitan", declaró Jérôme Oberreit, secretario general internacional de MSF.

Para Oberreit, el acuerdo UE-Turquía "va un paso más allá y pone en peligro el concepto mismo de 'refugiado' y la protección que este ofrece a las personas en peligro".

MSF lamenta asimismo la voluntad de la UE de imponer "restricciones en los convenios de comercio y ayuda al desarrollo" a los países que "no frenen la migración hacia Europa o no faciliten los retornos forzosos" de migrantes irregulares.

Las actividades de MSF están financiadas en un 92% por donaciones privadas, indicó la ONG que ofreció atención médica a 200.000 hombres, mujeres y niños en los últimos 18 meses en Europa y en el mar Mediterráneo.

 

PUB/IAM