Los medios oficiales sirios acusaron este domingo a grupos rebeldes de haber utilizado "gas tóxico" en su ofensiva en la periferia oeste de Alepo (norte), e informaron de 35 casos de asfixia en un barrio controlado por el gobierno. 

Por su parte, el director del hospital universitario de Alepo, Ibrahim Hadid, preguntado por la televisión pública siria, confirmó 36 casos de asfixia "entre civiles y militares", acusando, él también, a los "terroristas" (terminología utilizada por el régimen de Damasco para designar a los rebeldes) de haber utilizado "gas cloro tóxico". 

Una coalición de rebeldes islamistas y yihadistas lleva a cabo desde el viernes una vasta ofensiva desde el exterior de Alepo, en su flanco oeste, para romper el asedio impuesto por el gobierno de Bashar al Asad a los barrios rebeldes. 

"Los grupos terroristas atacaron el barrio residencial de Hamdaniyé con gas tóxico", indicó la agencia oficial Sana, que reportó "35 casos de asfixia", y de heridos que presentaban "espasmos musculares" y "dilatación de las pupilas" de los ojos. 

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) confirmó "casos de asfixia en las filas de las fuerzas del régimen en el barrio de Hamdaniyé y Dahiyet Al Asad", dos distritos del oeste en los que los rebeldes intentan avanzar. 

PUB/SVM