Melania Trump trabajó de forma irregular en Estados Unidos durante casi dos meses, antes de lograr su permiso de trabajo. Eso es lo que afirma una investigación de la agencia Associated Press, que ha tenido acceso a sus contratos, registros contables y otros documentos. Según AP, la esposa del candidato republicano Donald Trump realizó entonces una decena de trabajos como modelo por valor de 20.056 dólares.

Como señala la agencia, estos detalles emergen en los días finales de una campaña en la que el marido de Melania ha abogado férreamente por endurecer las leyes de inmigración y tomar medidas más contundentes contra aquellos que las violen. Melania Trump (entonces Knavs) recibió un permiso de trabajo estadounidense (la llamada “Green Card”) en marzo de 2001 y adquirió la nacionalidad estadounidense en 2006. Ella siempre ha sostenido que llegó al país de forma legal y nunca violó los términos de su estatus legal, un argumento que ha utilizado en campaña para apoyar la candidatura de su marido.

La investigación de AP, sin embargo, demuestra que esas afirmaciones son falsas: Melania llegó al país el 27 de agosto de 1999 con una visa tipo B1/B2, que no permite trabajar pero sí buscar empleo. El 18 de octubre logró por fin un permiso de trabajo H-1B. No obstante, según los documentos obtenidos por la agencia, entre el 10 de septiembre y el 15 de octubre realizó 10 trabajos como modelo, lo que supone una violación de los términos de su visado de aquel momento.

Técnicamente, esta violación de los términos del visado podría incluso suponer la revocación de la ciudadanía estadounidense para la ex modelo. No obstante, parece improbable que ello vaya a suceder, puesto que por lo general las autoridades estadounidenses solo toman medidas de este tipo en casos de crímenes importantes, terrorismo o crímenes de guerra. La gran duda ahora es si esta revelación afectará a las perspectivas electorales del propio Trump.

 

 

PUB/IAM