El avance de los carteles de la droga ha sido tal que, de estar concentrados en la frontera en la década de 1970, actualmente han logrado tener operaciones en prácticamente todas las regiones del país.
El narcotráfico es uno de los principales retos que enfrenta el gobierno mexicano desde hace décadas.  Desde la administración del ex presidente Felipe Calderón hasta lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto, la guerra por las drogas en el país ha cobrado más de 140 mil muertes y hay más de 27 mil desaparecidos.


México es el primer proveedor de cocaína en EEUU, donde el 90% de esta sustancia que ingresa en el país lo hace a través del país latinoamericano. También es uno de los principales países distribuidores de marihuana y metanfetaminas en EEUU.  Se estima que los carteles mexicanos  ganan entre 19.000 y 29.000 millones de dólares al año gracias a sus ventas en el país estadounidense.


En el último reporte de la Agencia para el control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) que data de 2015, se muestra el mapa de reparto de poder del narco por los estados mexicanos, una radiografía del narcotráfico que señala las zonas de influencia de los principales carteles: el de Sinaloa, el del Golfo, el de los Zetas, el de Los Caballeros Templarios, el de Jalisco Nuevas Generaciones, el de Juárez, el de Beltrán-Leyva, el de la Familia Michoacana.


-El cártel de Sinaloa opera principalmente en el noroeste de México, conformado por los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango conforman el llamado Triángulo Dorado, que fue considerado la fortaleza donde se escondía el capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán. Es la más grande franquicia de drogas en México, controla el 40% y 60% del tráfico de drogas en el país, suministrando gran parte de la marihuana, cocaína y heroína comercializada en las calles de EEUU.


-El cártel Jalisco Nueva Generación, surgió hace aproximadamente seis años de los restos del cártel del Milenio. Está señalado como el tumor más peligroso del cáncer del narcotráfico en el país,  es el que más ha crecido durante el gobierno de Enrique Peña Nieto: tiene operaciones actualmente en ocho estados, más que ningún otro cartel del país,  dominando estados del suroeste como Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero, lugares estratégicos donde se ubica el puerto marítimo de Manzanillo. Además, ganó el dominio del estado de Veracruz, en el oriente del país en la costa del Golfo de México. Encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes alias “El Mencho”,  tiene una fuerza aproximada de un cuarto de millar de sicarios.


-Los Zetas, que fueron considerados uno de los grupos criminales más sanguinarios, se han ido replegando, pero aún dominan los estados fronterizos con Estados Unidos en el noreste del país: Coahuila, Nuevo León y parte de Tamaulipas, así como una porción del estado de Guanajuato. Formado por ex miembros de élite del Ejército mexicano , fueron los primeros en aplicar métodos tan crueles como la decapitación, el desmembramiento de cuerpos o el “guisado de enemigos”, que consiste en disolver los cadáveres en ácido o derretirlos en contenedores de aceite.


-El Cártel de los Beltrán Leyva,  está fundado por los hermanos Alfredo, Héctor, Marcos Arturo y Carlos Beltrán Leyva . En 2004 realizaron una alianza con “El Chapo” Guzmán, pero cuatro años después, luego de que Alfredo fue arrestado, el pacto se rompió. Domina territorios del estado Guerrero y la zona norte de Sinaloa, cerca del territorio dominado por el “Chapo”.


-El Cártel del Golfo domina gran parte del estado fronterizo de Tamaulipas y regiones del estado de Quintana Roo, donde se encuentra la zona turística de Cancún.  Tuvo como líder a Osiel Cárdenas Guillén,  sin embargo, en 2003 fue arrestado y cuatro años después fue extraditado a Estados Unidos.
-La Familia Michoacana, tiene mayor presencia en regiones de Michoacán y Morelos, hacía el centro del país. Destaca su fundador Nazario Moreno González alias “El Chayo” o “El Más Loco”. Según información de las autoridades mexicanas, “El más loco” obligaba a los miembros novatos a cometer actos de canibalismo. Murió en marzo de 2014.

 

PUB/IAM