El general retirado Michael Flynn, quien todavía no ha respondido si ocupará el puesto, según reportan varios medios, fue director de la Agencia de Inteligencia de Defensa hasta 2014, cuando sostiene que fue forzado a retirarse por sus puntos de vista en torno al extremismo islámico, para criticar la forma cómo Obama combatía al Estado Islámico.

El diario estadounidense  Washington Post recuerda que Flynn tiene un importante registro de “declaraciones incendiarias sobre los musulmanes”. En una ocasión publicó un video en su cuenta de Twitter que incluía el mensaje: "El miedo de los musulmanes es racional".

En caso de ser confirmado en el puesto, Flynn estaría a cargo de 400 personas y sería el contacto entre la Casa Blanca, el Pentágono, el Departamento de Estado y las agencias de inteligencia.

Este militar retirado, que respalda, entre otras, la propuesta de Trump de prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos como parte de una estrategia más extensa para mantener alejado al enemigo, sería el responsable de decir la última palabra sobre cómo gestionar crisis que van desde una confrontación con China por el mar de China Meridional hasta crisis sanitarias a nivel internacional, como la epidemia de ébola.

Flynn abandonó la DIA en 2014, forzado por el Pentágono debido a las quejas recibidas por su caótica gestión y sus agresivos planes de reformar el organismo. El diario estadounidense  Washington Post recuerda que Flynn tiene un importante registro de “declaraciones incendiarias sobre los musulmanes”.

Como consejero, el general ya ha demostrado ser una poderosa influencia en Trump, al que ha convencido de que EEUU mantiene una "guerra mundial" con militantes islamistas y debe trabajar con cualquier aliado dispuesto en la lucha, incluyendo al presidente ruso, Vladimir Putin, según el diario The New York Times.

Esta designación es a todas luces una muestra de que la Administración Trump podría no estar dominada por miembros de la élite del Partido Republicano.

 

PUB/IAM