La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, protagonizó uno de los momentos más conmovedores de la primera jornada en la Convención Nacional del partido Demócrata, con su emocionada defensa de la candidatura de Hillary Clinton a la presidencia.

Ocho años después de hablar por primera vez en una convención partidaria, cuando su marido Barack Obama era candidato, Michelle mostró el lunes que tiene todos los elementos y el carisma para convertirse en una verdadera fuerza política.

Michelle defendió la candidatura de Hillary, otra ex primera dama, pero se permitió trazar un panorama histórico de lo que representa la llegada de una mujer a la Casa Blanca como jefa de Estado.

Para las propias hijas de Obama -Sasha y Malia- como para la hija de Clinton -Chelsea- se trata de un cambio generacional que no puede ser dejado de lado, dijo Michelle.

En opinión de la actual primera dama, la elección de noviembre "como cada elección en realidad se trata de quien tendrá el poder de dar forma a nuestros hijos por los cuatro y ocho años siguientes".

"Hay una sola persona en quien confío para esa responsabilidad, la única que creo que está preparada para ser presidente de Estados Unidos en esta elección, y es nuestra amiga Hillary Clinton", expresó.

En un mensaje directo al candidato republicano Donald Trump, Michelle pidió a los delegados que "no dejen que nadie les diga que este país no es grande, que tenemos que hacerlo grande nuevamente, porque ahora mismo este país es el mayor de la faz de la tierra".

- Perspectiva histórica -

Sin embargo, añadió con la voz embargada, es necesario poner el perspectiva el progreso histórico para entender la trascendencia de dotar a las mujeres la posibilidad de llegar a la presidencia.

"Yo despierto todas las mañanas en un edificio que fue construido por esclavos. Y veo a mis dos hijas, dos bellas e inteligentes jóvenes muchachas negras, jugar con sus perros en el jardín de la Casa Blanca", dijo la esposa del presidente Obama.

Por eso, añadió, "mis hijas y las hijas de todos ahora pueden considerar natural que una mujer puede ser presidenta de Estados Unidos".

En un mensaje en la red Twitter, el presidente Obama apuntó que fue "un discurso increíble de una mujer increíble. No podría estar más orgulloso (...) Te amo, Michelle".

La actual primera dama fue recibida y despedida con enormes ovaciones en la convención, sin distinciones de los bloques que apoyan a Clinton o que en la interna apoyaron al senador Bernie Sanders.

El propio presidente Obama ocupará el podio en la sesión del miércoles.

Su mensaje fue político y personal y logró emocionar a un público dividido. Estas son algunas de las mejores frases del discurso de Michelle Obama.

  • "No dejes que nadie te diga nunca que este país no es grande, que de alguna manera hay que volver a hacer grande. Porque este, ahora, es el país más grandioso del mundo".
  • "Lo que admiro más de Hillary es que nunca se rinde a la presión, nunca opta por la salida fácil. Hillary Clinton nunca ha renunciado nada en su vida".
  • "Quiero a alguien (en la presidencia) con la fuerza demostrada de la perseverancia, alguien que conoce este puesto y se lo toma en serio, alguien que entiende que los asuntos a los que se enfrenta un presidente no son blanco o negro, y no pueden reducirse a 140 caracteres".
  • "Cuando ella (Hillary Clinton) no ganó la nominación hace ocho años, no se enfadó ni se desilusionó. Hillary no hizo las maletas y volvió a casa, porque como una verdadera servidora pública, Hillary sabe que esto es mucho mayor que sus propios deseos y decepciones".
  • "Cuando vayamos a las urnas en noviembre, esto es lo que vamos a decidir: no entre demócrata o un republicano, no entre izquierda y derecha. En esta elección y en todas, lo que estamos decidiendo es quién tendrá el poder para moldear a nuestros hijos en los próximos cuatro u ocho años de su vida".

PUB/IAM