Un grupo de migrantes iraníes se cosieron la boca el jueves para protestar contra el desmantelamiento de la "jungla" de Calais, como lo hicieron la víspera varios de sus compatriotas, constató la AFP.

Frente a las cámaras de la prensa y delante del dispensario de Médicos Sin Fronteras en la zona sur del campamento que está siendo evacuada, nueve iraníes se mostraron con la boca cosida y cosiéndola.

El grupo estaba formado solamente por hombres, casi todos con el rostro cubierto por bufandas con agujeros hechos a nivel de los ojos. 

En una pancarta podía leerse: "Will you listen now" (¿Nos escucharán ahora?).

La víspera, ocho iraníes, según dos asociaciones de ayuda a los migrantes, dos según la prefectura, se habían cosido ya la boca.

Lo hicieron porque "su cabaña acababa de ser destruida", según François Guennoc, de la asociación  L'Auberge des migrants (La Posada de los migrantes).

Las autoridades francesas desmantelan desde el lunes la zona sur la "jungla", inmensa villa miseria del norte de Francia en la que viven miles de migrantes, en su mayoría sirios, afganos y sudaneses que quieren irse a Gran Bretaña.

PUB/FHA