Una recién nacida que había sido enterrada viva fue descubierta por un granjero, que la oyó llorar después de conseguir sacar la cabeza del suelo, en el estado de Madhya Pradesh, en el centro de la India.

Según el canal de televisión indio NDTV, el granjero encontró a la niña el jueves por la tarde mientras trabajaba en la localidad de Bodna e inmediatamente la trasladó a un hospital, donde los médicos le informaron de que el bebé no tenía más de dos días de vida.

La pequeña se recupera favorablemente, según los médicos.

El ministro de Educación regional, Archana Chitinis, que ya ha visitado al bebé, ordenó al servicio médico del hospital que preste especial atención a la paciente, señaló NDTV.

El canal televisivo indicó que la policía local buscaba a los padres de la niña, aunque no se planteaban devolver la custodia de la recién nacida a sus progenitores.

El estado de Madya Pradesh reportó durante 2009 el mayor número de feticidios e infanticidios femeninos en toda la India, según el medio de comunicación televisivo.

Según un estudio divulgado por la revista médica The Lancet el pasado mes de mayo, en las tres últimas décadas se han producido doce millones de abortos selectivos de fetos femeninos en la India.

En abril, el primer ministro de la India, Madmohand Singh, calificó de "una vergüenza" nacional la práctica de feticidios femeninos, y denunció que "la caída de la proporción en el nacimiento de niñas señala con el dedo a nuestros valores sociales".