La elección del Presidente número 45 de los Estados Unidos se ha convertido en una sorpresa. El polémico candidato republicano, Donald Trump, ha logrado adjudicarse múltiples estados claves como Ohio, Pennsylvania, Carolina del Norte y Florida, encaminándose a ser el el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Hillary Clinton se negó a reconocer la derrota, y a través de John Podesta, su jefe de campaña, llamó a esperar los resultados finales, junto con pedir la salida de los seguidores del comando.