La dupla compuesta por el cineasta Steven Spielberg y el compositor John Williams crearon una de las secuencias más terroríficas del séptimo arte y dejando un trauma a los espectadores que acudieron a las salas sin saber que la película que verían se convertiría en un clásico: "Tiburón".

Y precisamente, este enorme pez causó minutos de pánico a un grupo de turistas que se encontraban en la isla Guadalupe de México debido a que el escuálido ingresó a la jaula donde se encontraba un buceador.

El tiburón blanco de cuatro metros y que nada a una velocidad de 40 kilómetros por hora, desató el temor de la gente, quienes gritaban con desesperación mientras intentaban sacar al buceador.

Finalmente, el pez salió de la jaula y a los segundos lograron salvar al hombre, escapando de la muerte y aún mejor, saliendo ileso de la situación.

PUB/CM