José López, el ex viceministro de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), era esperado por las monjas en el monasterio la madrugada en que fue atrapado 'in fraganti' cuando escondía 9 millones de dólares, reveló este viernes ante la justicia una de las religiosas.

Una de las dos hermanas orantes citadas como testigos por el juez Daniel Rafecas afirmó que la anciana madre Alba, superiora del monasterio en la periferia de Buenos Aires, le había pedido que esté "atenta al portón" porque iba a ir "José", según fuentes judiciales citadas por la prensa local.

El juez Rafecas tomó el viernes declaración testimonial a las religiosas María y Marcela, de las que en un principio no se conocía que estaban en el monasterio la madrugada del 14 de junio, cuando López llevó los bolsos que contenían 8,9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos (4.100 dólares) y dos relojes Rolex, además de un arma de guerra.

El jueves declaró Jesús Ojeda, el vecino que dio alerta a la policía esa madrugada, cuando vio que un hombre (José López) arrojaba bolsos al interior del monasterio para luego ingresar saltando la tapia.

El ex funcionario fue atrapado por policías cuando intentaba ocultar el dinero en el monasterio de las Monjas Orantes y Penitentes de la Virgen de Fátima, en General Rodríguez, a 50 km al oeste de Buenos Aires.

La policía sólo había registrado la presencia de la madre Alba, una anciana de 94 años que no está en condiciones de declarar y de la hermana Inés, que les abrió la puerta y será indagada el 1 de agosto por el juez.

La Iglesia inició un proceso de investigación sobre el monasterio y las religiosas, confirmó a la AFP el reverendo Tomás O'Donnell, pero sin dar detalles sobre su alcance.

Según el experto en catolicismo y director de la revista católica Criterio, José María Poirier, "no son monjas desde el punto de vista estricto", porque son "de una fundación de un obispo emérito "(Rubén Di Monte, ya fallecido)" pero "no pertenecen a una congregación aceptada de manera universal", dijo.

Para la declaración este viernes, el juez dio "expresas directivas" al encargado de seguridad de los tribunales para proteger a las mujeres y evitar cualquier contacto con la prensa, según informó la agencia privada DyN.

En una inspección ocular del monasterio, el juez dijo que la monja Marcela reconoció haber ayudado a la hermana Inés a entrar los bolsos a la casa que se encuentra en el interior del monasterio, según quedó registrado en las cámaras de seguridad.

El caso López ha provocado un terremoto en el opositor peronismo y principalmente en el sector del kirchnerismo (centro-izquierda).

 

PUB/IAM