La hermana Inés, una de las monjas indagada por la justicia argentina por aparecer en un video ayudando a un exviceministro del gobierno de Cristina Kirchner cargando bolsos con millones de dólares en un monasterio, aseguró este lunes que no sabía qué contenían esas maletas.

La religiosa Celia Inés Aparicio compareció este lunes ante el juez federal Daniel Rafecas vistiendo su hábito junto a su abogada pero sin dejarse ver por la prensa.

"No sabía qué tenían los bolsos", dijo la hermana Inés al juez Rafecas, a quien también presentó un escrito negando que estuviera encubriendo al exfuncionario de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), indicaron fuentes judiciales.

La monja dijo que ayudó aquella madrugada del 14 junio al exsecretario de Obras Públicas, José López, obedeciendo órdenes de la hermana superiora Alba, que tiene 95 años.

La hermana Alba fue descartada para declarar por ahora en un informe sobre su salud que elaboró la semana pasada el Cuerpo Médico Forense.

El caso del exviceministro argentino hallado in fraganti cuando ocultaba bolsos con 9 millones de dólares en un monasterio, tomó nuevo impulso con la divulgación a mediados de julio de un video captado por la cámara de seguridad del monasterio de la localidad de General Rodríguez, afueras de Buenos Aires.

Las imágenes muestran a la hermana Inés ayudando a entrar los bolsos al lugar mientras dejaba en el suelo un arma larga.

Pruebas de la policía revelaron que López realizó varias llamadas telefónicas a las religiosas antes de llegar al monasterio.

También se reveló que las monjas demoraron casi una hora en abrir la puerta a la Policía, que acudió al lugar tras el alerta de un vecino que dijo haber visto a López arrojando bolsos hacia el interior del monasterio Nuestra Señora de Fátima, 50 km al oeste de Buenos Aires.

López (55 años), acusado de enriquecimiento ilícito, está alojado en un pabellón psiquiátrico.

Otras dos religiosas que viven en el monasterio declararon la semana pasada, mientras peritos determinaron que la madre superiora, Alba, no está en condiciones de prestar testimonio.

Una de las dos monjas afirmó que la madre superiora (Alba) le había pedido que esté "atenta al portón" porque iba a ir "José", según informaron fuentes judiciales.

En una inspección ocular del monasterio, el juez dijo que una monja, Marcela, reconoció haber ayudado a la hermana Inés a entrar los bolsos a la casa que se encuentra en el interior del monasterio, según registró la cámara de seguridad.

La hermana Inés fue la primera en prestar declaración indagatoria ante Rafecas y el fiscal federal Federico Delgado; el martes será el turno de Ana María Díaz, la esposa de López, seguida por dos presuntos testaferros. El viernes López ampliará su indagatoria.

La Iglesia inició un proceso de investigación sobre el monasterio y las religiosas.

El caso ha provocado un terremoto en el opositor peronismo y principalmente en el sector del kirchnerismo (centro-izquierda).

 

PUB/IAM