En uno de los peores casos de abuso sexual de la década, un pequeño condado está horrorizado por lo que le hizo un hombre a su hijastra de 10 meses.